Subscribe:

jueves, 25 de mayo de 2017

HONGOS Y PISCINAS



En verano aumenta la frecuencia de infecciones por hongos debido a factores como el calor y la humedad y sobretodo al hábito de caminar descalzos en lugares públicos concurridos, como son las piscinas.

Bienestar. El verano, disfrútalo con seguridad. Hongos y PiscinasEstas infecciones por hongos se conocen como dermatomicosis y pueden aparecer en la piel, el pelo, las uñas y las mucosas. Las zonas de roce como los pliegues axilar, mamario, inguinal e interdigital son las que se afectan con mayor frecuencia.

Las dermatomicosis se trasmiten de forma directa (de persona a persona por contacto con la piel) o indirecta (generalmente por el uso de enseres personales compartidos y en ambiente de agua abundante y temperatura elevada (como las saunas, vestuarios y gimnasios).

Dermatomicosis más frecuentes:

Entre las micosis más frecuentes se encuentra la pitiriasis versicolor, que consiste en la aparición de unas manchas en la piel (de blancas a marronáceas) que destacan especialmente cuando ésta se broncea. Es una infección producida por un hongo microscópico (Malassezia furfur)  y que se trata fácilmente con los antimicóticos o antifúngicos adecuados.

hongos en los piesOtra infección por hongos asociada al hábito de ir descalzo es la conocida como  pie de atleta. Se caracteriza por la aparición de un enrojecimiento en los pies (típicamente en la zona interdigital)  y la aparición de surcos o fisuras dolorosas junto con placas blanquecinas que se descaman.  Esta infección también requiere de un tratamiento con antimicóticos tópicos durante varias semanas, que tienen el inconveniente que puede ser irritantes para la piel.

La forma más fácil de prevenir el pie de atleta es evitar andar descalzo en lugares públicos y lavarse y secarse bien los pies. Hay que inspeccionarlos con regularidad para detectar el problema.

Las candidiasis o micosis vaginales son también más frecuentes en la época estival. Su causa es multifactorial incluyendo exceso de higiene genital (se altera el equilibrio de la flora vaginal), alteraciones hormonales (embarazo), diabetes, uso de ropa demasiado ajustada, etc. El tratamiento indicado es la administración de antimicóticos en cremas u óvulos vaginales.

Gran parte de las micosis responden al tratamiento tópico, si bien en ocasiones no es suficiente y se debe recurrir al tratamiento con fármacos por vía oral. Lo más importante es acudir a un buen dermatólogo.

Consejos de prevención de las dermatomicosis:

  • No caminar descalzo por lugares públicos como saunas y piscinas.
  • Utilizar calcetines de fibras naturales (hilo y algodón) no sintéticas.
  • Usar calzado con suelo de cuero y materiales naturales, no sintéticos.
  • Secar bien la piel tras el lavado, sobretodo, a nivel e los espacios interdigitales.
  • Extremar la higiene personal: lavar diariamente las zonas de roce como los pliegues, evitar el secar restregando en exceso.
  • Evitar los baños prolongados (no superiores a 10-15 minutos) y sobretodo con exposición prolongada en agua caliente.
  • Desinfectar los objetos de aseo personales contaminados como las toallas, haciendo un uso individual de los mismos.
  • Utilizar prendas de vestir de algodón.
  • Desinfectar los suelos de duchas y vestuarios.
  • Especialmente si presenta pie de atleta evitar caminar descalzo sobre alfombras y moquetas.
 
       Pag de referencia https://www.salud.mapfre.es

lunes, 17 de abril de 2017

QUÉ ES LA VITAMINA D
 La vitamina D es un nutriente presente en ciertos alimentos que es necesario para la salud y para mantener los huesos fuertes. Para ello, ayuda al cuerpo a absorber el calcio (una de las piezas fundamentales de los huesos) de los alimentos y suplementos. Su deficiencia puede ocasionar osteoporosis y raquitismo.Se puede obtener de dos modos:
.Mediante la exposición de los rayos solares
.Por el consumo de alimentos ricos en esta vitamina.
FUNCIONES
Una de las funciones principales de la vitamina D es ayudar al cuerpo a absorber el calcio, uno de los minerales esenciales para la formación normal de los huesos. En la infancia se utiliza para producir y mantener el sistema óseo.
La vitamina D también desempeña un papel indispensable en el mantenimiento de los órganos. Algunas de las funciones en las que interviene son:
  • Regulación de los niveles de calcio y fósforo en sangre.
     
  • Promueve la absorción intestinal de fósforo y de calcio a partir de los alimentos y la reabsorción de calcio a nivel renal.
     
  • Participa en el desarrollo del esqueleto mediante la contribución de la formación y la mineralización ósea.
     
  • Interviene en los procesos del sistema inmunológico.
     
  • Podría tener propiedades antitumorales.
     
  • Funciones antienvejecimiento.
     

Deficiencia

Hay situaciones en las que no se adquiere suficiente calcio con la dieta dando lugar a una deficiencia de Vitamina D. Las consecuencias de esto es que aumente el riesgo de desarrollar raquitismo, en el caso de los niños y, osteoporosishipocalcemia (bajas concentraciones de calcio en sangre) y osteomalacia (patología que debilita los huesos), en el caso de los adultos.
Además, la deficiencia también podría estar vinculada con la disminución de la función cognitiva y la aparición de enfermedades crónicas siendo los más frecuentes los cancer de mama, colon, próstata y ovarios, fatiga crónica,psoriasis, artritis, enfermedades inmunológicas , entre otras.
Por último, la deficiencia de vitamina D puede provocar que la función muscular se altere y se realicen diagnósticos erróneos de patologías como fibromialgia.
“En nuestro entorno es muy común la deficiencia de esta vitamina, que está implicada en el metabolismo óseo, pero que también se asocia  con otros tejidos y sistemas .
La carencia de vitamina D es fácilmente tratable tomando suplementos. “En la evidencia científica se ha observado que la suplementación de esta vitamina ayuda en la prevención de caídas en personas de edad avanzada”.

Grupos de riesgo

Las principales personas con riesgo de padecer deficiencia son:
  • Mayores de 50 años. La habilidad de convertir los nutrientes en vitamina D decrece con la edad. Los riñones, por ejemplo, son unos de los responsables de la conversión y a partir de esa edad no funcionan igual de bien que los de las personas más jóvenes.
     
  • Las personas de la tercera edad.
     
  • Los individuos obesos.
     

Exceso de Vitamina D

El exceso de vitamina D en el organismo también puede tener consecuencias negativas para la salud. Demasiada puede hacer que el intestino absorba calcio que no es necesario, lo cual puede provocar niveles altos de este mineral en la sangre y favorecer las siguientes situaciones:
  • Depósitos de este mineral en los tejidos blandos como los tendones, el corazón y los pulmones.
     
  • Aumento de la probabilidad de que la persona sufra episodios de confusión y desorientación.
     
  • Posibilidad de que se desarrolle daño en los riñones.
     
  • Aumento de la probabilidad de que se produzcan cálculos renales.
     
  • Podría estar relacionado con la aparición de problemas gastrointestinales como las náuseas, vómitos o estreñimiento.
     
  • Se cree que puede provocar inapetencia y pérdida de peso involuntaria.
     

Fuentes de Vitamina D

El organismo produce vitamina D con la exposición directa al sol (no se obtiene en espacios cerrados a través de las ventanas). Con la exposición durante 10 o 15 minutos tres veces a la semana se suelen cubrir las necesidades del cuerpo de esta vitamina. Sin embargo, si las personas no viven en lugares muy soleados tendrán que recurrir a la dieta y los suplementos.
Las fuentes alimenticias principales donde se puede encontrar son:
  • Pescados grasos: son la mejor opción. El atún, la caballa y el salmón contienen grandes cantidades de vitamina D.
     
  • Aceites de hígado de pescado, leche, huevos y mantequilla.
     
  • Carnes.
     
  • Champiñones.
     

miércoles, 1 de marzo de 2017

LA MANIOBRA DE HEIMLICH


maniobrra de heimlich

La maniobra de Heimlich se realiza cuando existe una obstrucción de la vía aérea por un cuerpo extraño (atragantamiento). Es un problema bastante frecuente, a cualquier edad de la vida, especialmente en niños pequeños, ancianos y personas con enfermedades neurológicas. Es una urgencia médica pues compromete la vida del paciente y requiere una actuación rápida.  Así es importante conocer unas maniobras básicas que se pueden aplicar en espera de la ayuda médica y que pueden ser vitales para el paciente.
LO QUE DEBES SABER…
  • La maniobra de Heimlich se realizará si la obstrucción de la vía aérea es completa y siempre que la persona esté consciente.
  • Consiste en una serie de compresiones abdominales que permiten aumentar la presión intratorácica y así eliminar la obstrucción de la vía aérea.
  • Si la persona está inconsciente no se realizará esta maniobra, así como en el caso de lactantes, embarazadas en avanzado estado de gestación y en caso de asma.

Tipos de obstrucción de la vía aérea

La obstrucción de la vía aérea puede ser completa (absoluta falta de paso de aire) o incompleta.
  • Obstrucción incompleta: la persona tose, hace ruidos respiratorios: sibilancias.
En estos casos, nunca se deben dar golpes en la espalda ya que puede ayudar a que se enclave o se introduzca más el objeto de obstrucción. Conviene animarla a que tosa con fuerza para facilitar la eliminación de la obstrucción.
  • Obstrucción completa: en este caso, estamos ante una urgencia vital.
 Si la persona está consciente
Conseguir que la persona afectada se ponga de pie y doble el tronco. Colocarse a su lado y dar unos golpes secos (con la parte inferior de la mano) entre los omóplatos.
Si continúa la obstrucción: realizar la maniobra de Heimlich
Consiste en una serie de compresiones abdominales que permiten aumentar la presión intratorácica y así eliminar la obstrucción de la vía aérea.
Cómo realizarla:
  • Hacer que la persona afectada se ponga de pie y tranquilizarlo.
  • Colocarse detrás, con las piernas separadas, pasar ambos brazos por debajo de las costillasadultos realizando la maniobra de hemlich 
  • (a la altura del diafragma), situar un puño justo debajo del esternón, sujetándolo firmemente por la muñeca con la otra mano. Empujar hacia dentro dando cinco compresiones bruscas.
  • Si funciona, la víctima eliminará mediante la tos el objeto.
  • Si no se soluciona: alternar 5 palmadas en la espalda con nueva maniobra. Si no se resuelve y/o la víctima pierde la conciencia, llamar inmediatamente a un servicio de urgencias.
 Si la persona está inconsciente.
En este caso no se debe realizar la maniobra de Heimlich sino iniciar las maniobras de Reanimación cardiopulmonar ( RCP ) basica ,  si se conocen,  y solicitar ayuda médica urgente.
Situaciones especiales

  • En el lactante: no se puede realizar la maniobra de Heimlich, ya que las compresiones abdominales son peligrosas. En este caso, se recomienda:
  • Colocar al niño boca abajo con el tórax inclinado (más bajo que el resto del cuerpo). Dar 5 golpes con la mano en la zona entre las escápulas.
  •  O colocar al niño boca arriba con la cabeza más baja que el tórax y aplicar 5  compresiones con los dedos sobre el tórax.
  • Embarazadas: si están en avanzado estado de gestación (a partir del segundo trimestre) no se puede practicar la maniobra de Heimlich. En este caso se deben realizar 5 compresiones torácicas en la porción media del esternón.
    • No confundir con un ataque de asma: es una enfermedad en la que se produce una obstrucción completa de la vía aérea pero debido a una inflamación bronquial. En estos casos no tienen ninguna utilidad estas maniobras, sino que se ha de buscar ayuda médica urgente y aplicar un broncodilatador al paciente.
 
   Pag de refencia: https://www.salud.mapfre.es/enfermedades/accidentes

lunes, 30 de enero de 2017

¿ COMO FORTALECER NUESTRO SISTEMA INMUNOLOGICO ?






Durante ciertas épocas del año bajamos la guardia y modificamos nuestras rutinas: cambiamos los horarios de las comidas, los horarios de sueño, etc. Este tipo de conductas ponen a prueba a nuestros mecanismos defensivos, comprometiendo con ello nuestro estado de salud. Por otro lado, el medio ambiente supone un continuo desafío para nuestras defensas: la contaminación, los químicos tóxicos, bacterias, virus y hongos añaden estrés al sistema inmunológico.
Muchos son los factores que pueden alterar nuestras defensas; unos no dependerán de nosotros, puesto que son factores internos (enfermedades autoinmunes, cambios estacionales, edades extremas de la vida…), pero existen otros factores externos sobre los cuales sí podemos actuar. Seguro que entre los siguientes ejemplos todos reconocemos al menos un par de enemigos del sistema inmunológico presentes en nuestra vida cotidiana: una alimentación desequilibrada, el humo del tabaco, la cafeína, la contaminación ambiental, el estrés, el sedentarismo, el exceso de ejercicio físico, provocan que nuestro organismo y sistema inmunológico se debilite, facilitando el contagio de infecciones (catarros, gripes, cistitis, etc.) y una mayor duración de las mismas.

La alimentación es un factor muy importante para el sistema inmunológico. Si es inadecuada o insuficiente se produce una caída de las defensas; si es equilibrada, las mantiene en forma o las fortalece.


¿Cuándo debemos sospechar que nuestras defensas están bajas?

Hay síntomas que nos pueden dar pistas, como pupas en los labios, cansancio” mayor de lo habitual”, heridas que tardan en cicatrizar, dolores musculares sin haber practicado ejercicio y fragilidad del cabello.
El final de las vacaciones estivales es un buen momento para ayudar a nuestro sistema inmunológico a hacer frente a los agentes patógenos que lo atacan. Unas buenas estrategias para aumentar la inmunidad natural las encontramos en la alimentación y el ejercicio físico.
La alimentación es un factor muy importante para el sistema inmunológico. Existe una relación directa entre ambos, ya que si ésta es inadecuada o insuficiente se produce una caída de las defensas, y por el contrario, si es equilibrada y completa, ayuda a mantenerlas en forma o incluso las fortalece.
Siguiendo unos consejos alimentarios sencillos nos cargaremos de energía para afrontar la vuelta al trabajo, y en el caso de los niños, la vuelta al colegio. No olvidemos que hay que comer de todo: una dieta variada con una proporción adecuada de todos los nutrientes (grasas, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales) nos garantiza un equilibrio interno que a la vez sirve como escudo protector.
Las dietas ricas en grasas reducen la respuesta inmunológica; no obstante, no es sólo una cuestión de cantidad, ya que la procedencia de las grasas que introducimos en nuestra dieta también es importante. Conviene incluir grasas monoinsaturadas, presentes en el pescado azul, frutos secos, aceite de oliva, girasol o soja. Consumir regularmente productos lácteos fermentados (yogur, kefir) contribuye a aumentar las defensas.
Además de estas recomendaciones, existen unos nutrientes directamente relacionados con el sistema inmunológico: 
  • Vitamina C: reduce la duración y la severidad de las gripes y resfriados. La encontramos en frutas, verduras y hortalizas, como las fresas, el kiwi, cítricos, melón, pimiento, tomate y col. 
  • Vitamina A: contribuye a mantener las barreras naturales contra las infecciones (mucosas). La encontramos en hígado, mantequilla, nata, huevos, lácteos y algunas frutas como el albaricoque, cerezas, melón y melocotón. 
  • Vitamina E: aumenta la respuesta inmunológica. Presente en aceite de germen de trigo, de soja, cereales (pan, arroz, pasta integral…), aceite de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos. 
  • Otras vitaminas: tienen especial importancia las vitaminas del grupo B; tanto los alimentos de origen vegetal como animal son ricos en ella: carne, vísceras, pescado, marisco, huevos, cereales, legumbres, frutas, verduras de hoja verde... 
  • Hierro: hígado, carne (especialmente la de caballo), pescado y huevos. 
  • Zinc y selenio: presentes en casi todos los grupos de alimentos. 


Otro de los pilares fundamentales para el buen funcionamiento de nuestras defensas es la práctica regular de ejercicio físico.

En general, es preferible practicar algún tipo de ejercicio aeróbico, que permita mover muchas partes del cuerpo a la vez, como nadar o montar en bicicleta. La intensidad del ejercicio ha de ser moderada, esforzarse hasta perder el aliento nunca es recomendable.

Evita el sobreesfuerzo. Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio, debes empezar a practicarlo con moderación, adaptándolo a tu condición física y edad. Progresivamente podrás ir aumentando la intensidad del ejercicio físico, pero siempre evitando cansarte demasiado.
No debemos olvidar otros dos factores importantes: el descanso nocturno, respetando el tiempo del sueño (entre 6 y 8 horas), ya que algunas de las células de las defensas se producen durante el descanso; y el cuidado de nuestra piel, la barrera física que mantiene a raya las infecciones.

Pag de referencia http://www.mapfre.es/salud/es

domingo, 29 de enero de 2017

10 consejos para mejorar la circulación de las piernas.



El 30% de los adultos españoles se ve afectado por los síntomas de la insuficiencia venosa crónica, según datos del Capítulo Español de Flebología, y, cuando empieza el verano, empiezan a sentir más intensamente la pesadez y el cansancio en las piernas. Esto se debe a que las venas se dilatan aún más de lo usual, lo que provoca una mayor acumulación de sangre y retención de líquidos en las extremidades inferiores.

“Las paredes de las venas de todo el cuerpo contienen unas válvulas diminutas que impulsan la sangre hasta el corazón”, explica Eduardo González Zorzano, asesor médico de Cinfa. “Pero si las venas pierden elasticidad y se deforman, estas válvulas no cierran bien, y la sangre, atraída por la fuerza de la gravedad, se acumula en las piernas”. Así, las personas afectadas, generalmente mujeres, sienten en esta época del año las piernas más cansadas, hinchadas y congestionadas.

Las temidas varices

“Estos síntomas no representan una amenaza grave para la salud, si bien es cierto que puede ser incapacitante y afectar a la calidad de vida personal y laboral de los enfermos”, sostiene González Zorzano. “La época estival, además de repercutir más negativamente en la circulación, puede causar también malestar a los pacientes debido a las alteraciones estéticas que se producen en las piernas. La manifestación más habitual, y a veces dolorosa, de este problema son las varices: dilataciones y alargamientos de las venas”.

Los consejos para mejorar la circulación de las piernas cuando hace calor, según el experto, son:
1. No permanecer de pie, quieto o sentado largos periodos de tiempo. Si debemos hacerlo por trabajo o viajes largos, trataremos de mover frecuentemente los pies y las piernas, levantándonos del asiento a menudo para caminar unos cuantos pasos.
2. Mantener las piernas arriba en lo posible. Para aquellas personas que trabajen sentadas con el ordenador, es conveniente utilizar un reposapiés. En las jornadas de calor, también es recomendable elevar las piernas al mediodía y al llegar a casa por la noche. Dormir con las extremidades inferiores elevadas unos quince centímetros resulta igualmente aconsejable.
3. Aplicar ligeros masajes en piernas y tobillos. Mientras permanecemos tumbados, podemos realizar un masaje ascendente, desde los pies hacia la rodilla, con un gel frío.
4. Preferir darse una ducha en vez de usar la bañera. Para activar la circulación alternaremos duchas no excesivamente calientes (38º como máximo) con chorros fríos en las piernas. Al finalizar, aplicaremos agua fría a las pantorrillas en sentido ascendente para aliviar la sensación de pesadez.
5. Hidratar bien la piel para mantenerla elástica. Tras la ducha, resulta conveniente aplicar en las piernas una loción o crema hidratante, mediante suaves masajes, para favorecer la circulación de la sangre.
6. No usar ropa ceñida, sobre todo en verano. Las prendas de vestir muy ajustadas pueden dificultar el retorno venoso desde las piernas al corazón. En su lugar, debemos recurrir a ropa holgada y que transpire bien, y a un calzado cómodo.
7. Evitar los ambientes demasiado calurosos. Lo mejor es alejarse de toda fuente de calor, ya que este estimula la dilatación de las venas y la aparición de varices.
8. Seguir una dieta equilibrada y rica en fibra. Tanto el sobrepeso como el estreñimiento pueden afectar a la circulación. Para prevenirlos, es clave una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales; reducir al mínimo el consumo de sal para retener menos líquidos; beber más agua y evitar el tabaco y el alcohol.
9. Realizar frecuentemente ejercicio físico moderado. Las actividades que más benefician a la circulación de las piernas son la natación o el caminar. El baile, la gimnasia y la bici también pueden ser buenas alternativas.
10. Consultar con el farmacéutico el uso de medias de compresión junto con fitoterapia oral y/o tópica con funciones drenantes, que contribuye a aproximar las paredes de las venas.

jueves, 1 de diciembre de 2016

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO





¿Por qué no aprovechar la llegada del año nuevo, momento ideal para los buenos propósitos, para decidirnos a mejorar los aspectos de nuestra vida que no nos gustan o que nos perjudican? Veamos cómo.

Para alimentarse correctamente y mantenerse en el peso normal, es importante aportar al organismo los nutrientes necesarios: hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua. 
En una vida sana no debe faltar el ejercicio físico, se debe empezar de forma paulatina pero constante. 
Es importante mantener la mente activa: quienes desempeñan actividades que requieren un esfuerzo intelectual conservan una mayor actividad mental al envejecer. 

Los buenos propósitos son…

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que bastaría con mantener una dieta sana, un peso normal y cierta actividad física a lo largo de la vida para prevenir un tercio de los casos de cáncer. En la otra cara de la moneda: una dieta inadecuada, la vida sedentaria y el tabaquismo causan hasta el 80% de cardiopatías coronarias prematuras.

Además, en los últimos años han aumentado los casos de depresión y ansiedad, el consumo de tranquilizantes, la tasa de suicidios y separaciones.

Ante estos datos, los hábitos de vida deben encaminarse a sentirse mejor con uno mismo, a disfrutar de los placeres sencillos (comer en familia, dar un paseo por la playa, charlar con un amigo…) y aprender a relativizar otros aspectos que a veces no nos dejan disfrutar de lo importante. Por este motivo, a continuación presentamos nuestra particular propuesta de buenos propósitos para el año que acabamos de estrenar.

Comer mejor (sano y equilibrado)

El objetivo no es adelgazar o mantener el “tipo” sino que el objetivo de una dieta equilibrada es más ambicioso: prevenir determinadas enfermedades y fortalecer nuestras defensas. Y es que, si la alimentación no es adecuada, puede ser causante de dolencias como la obesidad, hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, alteraciones óseas y articulares y algunos tipos de cáncer, entre ellos el de estómago.
Además, una mala alimentación también afecta a nuestro nivel de energía y estado de ánimo. Para alimentarse correctamente y mantenerse en el peso normal, es importante aportar al organismo los nutrientes necesarios: hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua en una proporción adecuada. En este sentido, la dieta mediterránea es la que goza de más aceptación y la que se considera más completa, pues incluye todos los alimentos necesarios para comer de forma sana y equilibrada (cereales, verduras, frutas, legumbres, pescado, aceite de oliva…) Es importante reducir el consumo de grasas saturadas (bollería, embutidos, mantequilla…) e incluir más antioxidantes (frutas y verduras).

Bebe más agua

El cuerpo necesita hidratarse, por eso es importante beber agua (unos dos litros diarios). Además, ayuda a eliminar las toxinas acumuladas y mejora la función renal. A lo largo de la jornada se aconseja beber unos ocho vasos de agua; asímismo, resulta muy sano tomar dos en ayunas. Hay que tener en cuenta que al despertar hemos pasado muchas horas sin beber, por eso conviene consumir, a pequeños sorbos, uno o dos vasos de agua (nos permitirá hidratarnos y eliminar toxinas). También nos benefician las infusiones, caldos y zumos de frutas, siempre que sean naturales.

Mantenerse activos

En una vida sana no debe faltar el ejercicio físico ya que, entre sus múltiples beneficios, destacan el aporte de elasticidad muscular, la protección del corazón, el fortalecimiento del sistema inmunológico y la participación en una mayor oxigenación pulmonar y cerebral. Asimismo, su práctica regular ayuda a dormir mejor y sube el ánimo gracias a la liberación de determinadas hormonas, las endorfinas, responsables de la sensación de bienestar.
No es necesario entrenar con una elevada intensidad, basta con introducir pequeños cambios encaminados a la mejora de la condición física. Una vida activa ya es beneficiosa, pero si además añadimos la práctica de algún tipo de ejercicio físico deporte concreto de forma moderada y regular (al menos tres veces por semana) aumentaremos sus beneficios. Hay que tener en cuenta, eso sí, que cuando se inicia una actividad deportiva hay que hacerlo de forma paulatina, puesto que un ejercicio demasiado fuerte sin estar acostumbrados a ello podría perjudicarnos.

Abandonar el tabaco

Quizás la manera más impactante de demostrar por qué es importante dejar de fumar está en enumerar los beneficios que se consiguen a partir de, tan sólo, los 20 minutos de haberlo abandonado. Dejar el tabaco no es fácil porque implica una dependencia física pero vale la pena si tenemos en cuenta que…
A los 20 minutos, la presión arterial baja a su nivel normal y el ritmo cardiaco se equilibra. 
A las ocho horas empieza a disminuir el riesgo de infarto y la sangre recupera su concentración de oxígeno. 
A las 24 horas el monóxido de carbono desaparece del cuerpo. 
A los dos días no se detecta nicotina en la sangre. 
A la primera semana se recuperan el gusto y el olfato. 
A los tres meses mejora la circulación y la función pulmonar recupera el 30% de su capacidad habitual. 
A los tres meses la respiración mejora y desaparece la tos, la sensación de falta de oxígeno y la congestión. 
El primer año, el riesgo de padecer un infarto se reduce a la mitad. 
A los cinco años disminuye en un 50% el riesgo de cáncer de pulmón- 
A los 10 años el riesgo se igual al de quien no ha fumado nunca. 

Ejercitar la mente

Además del cuerpo, es importante mantener la mente activa. Diversos estudios aseguran que quienes desempeñan actividades que requieren un esfuerzo intelectual conservan una mayor actividad mental al envejecer. La curiosidad y realizar actividades como leer, escribir, practicar juegos de palabras, de mesa o crucigramas son actividades que contribuyen a mantener el cerebro en forma, evitando que se atrofie la memoria y demás habilidades intelectuales, pues obligan a pensar y a planear estrategias de resolución. En este sentido, también es importante reducir las horas dedicadas a ver la televisión ya que no precisa de ningún esfuerzo intelectual y, en exceso, atrofia la mente. Plantearse objetivos, tener la cabeza ocupada, planificar el futuro… son características que mantienen nuestra mente en forma.

Aparcar el estrés

El estrés es un mecanismo de defensa natural del organismo ante un estímulo. Ahora bien, si se sigue manifestando la misma sensación durante mucho tiempo o no existe un estímulo real que lo provoque, el estrés se cronifica y puede afectar seriamente a la salud de la persona. Sus consecuencias son fatiga, inapetencia, insomnio, nerviosismo, ansiedad, angustia, dolores de espalda y cuello… entre otros. Para evitar que nos afecte en nuestro día a día es importante:
  • No intentar abarcar demasiadas actividades a la vez y centrarse sólo en aquéllas que es posible llevar a cabo. Reconocer que no podemos llegar a todo y establecer prioridades. 
  • Intentar dormir entre siete y ocho horas diarias. 
  • Cultivar más las relaciones sociales y familiares. 
  • No descuidar los ratos de ocio y utilizarlo en actividades que nos resulten placenteras y gratificantes, que nos aporten algo y nos ayuden a desconectar. 
  • En los momentos en que sintamos que las obligaciones y actividades nos sobrepasan, respirar profundamente y tratar de relajarnos, alejando de la mente los pensamientos negativos. 
  • Regalarnos momentos de bienestar: un masaje, un baño, una cena especial… 

Pag de referencia http://www.mapfre.es/salud/esag

lunes, 7 de noviembre de 2016

¿CÓMO EVITAR EL ESTREÑIMIENTO?



El estreñimiento es un retraso del vaciado intestinal, con pocas heces y duras, debido a un enlentecimiento del tránsito intestinal (peristaltismo intestinal). Se caracteriza por la presencia de flatulencia (gases) y, en determinados casos, dolor abdominal. El estreñimiento es una incapacidad puntual para evacuar el contenido intestinal tras 10 minutos de esfuerzo, o la ausencia de deposiciones durante tres días o más.

Es difícil definir esta situación, pues puede considerarse normal entre tres deposiciones semanales y tres deposiciones diarias. En general se acepta que el estreñimiento conlleva menos volumen de heces, más esfuerzo para evacuarlas, más dureza de las mismas, sensación de evacuación incompleta o ausencia del deseo de defecar.

Es muy importante establecer unos horarios regulares de comidas, dormir lo suficiente, y distribuir el tiempo disponible para, en la medida de lo posible, evitar las prisas y los agobios al llevar a cabo las tareas diarias

Seria recomendable consumir al menos dos litros de agua al día (ocho vasos), aunque se puede sustituir una pequeña cantidad de agua por otros líquidos como zumos naturales de naranja(son buenos laxantes), etcétera, sin olvidar que el agua es la única bebida que no aporta calorías. Es importante evitar o, al menos, reducir, el consumo de bebidas con gas, refrescos, bebidas con alcohol.
Realizar ejercicio suave a diario: establecer una rutina diaria de 20-30 minutos de paseo a un ritmo normal puede lograr una mejoría del estreñimiento.



Seguir unos buenos hábitos regulares de vaciado intestinal: el intestino, al igual que otros órganos del cuerpo, puede y debe ser acostumbrado a determinados hábitos. No se deben reprimir las ganas de acudir al baño, y es conveniente acostumbrarse a defecar más o menos a la misma hora. Para conseguir este objetivo, al principio será preciso ir al baño sin ganas pero, progresivamente, el intestino adquirirá el hábito de trabajar a esa hora. Este aspecto es importante inculcarlo a los más pequeños para así evitar problemas futuros.



Aumentar la ingesta de fibra. Está demostrado que un escaso aporte de fibra en la dieta diaria es una de las principales causas de estreñimiento en un alto porcentaje de la población. La fibra está presente en la composición de muchos alimentos.



Verduras, legumbres y nueces
Las verduras son una buena fuente de fibra.
Lechuga, acelga, zanahorias crudas y espinaca
Verduras tiernas cocidas, como espárragos, remolachas, champiñones, nabos y calabaza
Patatas (papas) y batatas al horno con cáscara
Brócoli, alcachofas, calabazas y judías verdes
Batidos de verduras
Legumbres, tales como lentejas, frijoles negros, arvejas  secas, fríjol colorado, habas y garbanzos
Nueces y semillas, como semillas de girasol, almendras, pistachos

Frutas
Las frutas son otra buena fuente de fibra.
Manzanas y plátanos
Melocotones y peras
Mandarinas, ciruelas y bayas
Higos y otras frutas deshidratadas

Granos
Los granos son otra fuente importante de fibra vegetal.
Cereales calientes, como avena
Panes integrales
Arroz integral
Palomitas de maíz
Cereales ricos en fibra, como salvado,
Pastas de trigo integral
Panecillos de salvado